Envíos a toda la republica Entrega Express

Todo lo que necesitas saber sobre las orquídeas y sus cuidados

Hoy en Verbena te contaremos por qué esta increíble flor es una de las más veneradas en todo el mundo. Las orquídeas constituyen la familia de plantas con flor más numerosa y evolucionada del reino vegetal, están distribuidas en casi todo el planeta y son de las flores que más duran una vez cortadas.

La Orquídea Phalaepnopsis es una de las plantas de interior más conocidas y populares, sin embargo, sus cuidados y necesidades son un misterio para muchos. ¿Quién no se ha preguntado por qué esa orquídea que mostraba sus flores con orgullo en su día nunca volvió a dar flores?

Vayamos a sus orígenes...

Los cuidados de la orquídea no resultan tan extraordinarios cuando entendemos el origen de esta planta. Es de origen tropical y carácter epífito (vive en las ramas y troncos de los árboles). Por este motivo, está acostumbrada a unas condiciones tropicales muy concretas: Elevada humedad, temperaturas altas, bastantes horas de luz pero no directa -en su ambiente natural se la filtran las hojas superiores de los árboles- y alternancia entre lluvias intensas y sequedad en las raíces

Tengamos en cuenta que al vivir en los troncos de los árboles, sus raíces no están en contacto con el suelo, que es el componente que mantiene las raíces húmedas durante más tiempo. En el caso de las orquídeas, una vez pasadas las lluvias intensas típicas de los trópicos, las raíces no tienen más contacto con el agua y la pueden absorber de la humedad ambiental. Este vistazo general, nos puede dar una idea de por qué la vemos decaer cuando la tratamos cómo cualquier otra planta de interior. La solución es muy sencilla, solo tenemos que hacerla sentir cómo en casa. En Verbena te compartimos algunos consejos:



¿Cuánta luz necesita mi orquídea?

 Las orquídeas son muy exigentes con la luminosidad que necesitan, pero ¡cuidado! Nunca de forma directa.

  • Si nos quedamos cortos: Si la planta no recibe suficiente luz lo notarás porque sus hojas se vuelven más oscuras (en casos extremos amarillearán y caerán) y porque no florecerá.

  • Si nos pasamos: La planta se deshidratará ante luz directa. Y aparecerán quemaduras solares (manchas de aspecto seco)



¿Cómo se riega la orquídea?

El agua es, junto con la luz, uno de los puntos más complejos en el cuidado de orquídeas. Pero una vez que tenemos el truco, resulta bastante sencillo mantenerlas sanas. Como mencionamos arriba, cuando la orquídea se encuentra en su medio natural, puede estar gran tiempo sin recibir agua y nutrirse de la humedad ambiental. Por eso, cuando las regamos demasiado a menudo o no garantizamos un buen drenaje, las raíces se pudren. Otro problema bastante habitual con las orquídeas es regar muchas veces, pero de manera escasa, de modo que no dejamos que las raíces absorban y retengan el agua necesaria. 

Lo ideal para las orquídeas son riegos abundantes y espaciados, garantizando el drenaje del exceso de agua entre los riegos. La forma más fácil de conseguir este efecto es sumergiendo la maceta (sin llegar a mojar la parte superior ni las hojas) en un recipiente con agua durante 10 minutos, y dejándola escurrir después para eliminar el exceso de agua. Este proceso lo podemos realizar una vez a la semana, o cuando las raíces empiecen a mostrarse grises.



¿Qué temperaturas necesita la orquídea?

Al ser una planta tropical necesita temperaturas estables que no pasen de los 30ºC ni bajen de los 15ºC.

Las orquídeas necesitan ambientes bien ventilados y oxigenados; sin embargo, no soportan bien las corrientes fuertes de aire. La falta de ventilación puede provocar la aparición de hongos y otras enfermedades.

¿Qué temperaturas necesita la orquídea?

Una duda bastante frecuente en el cuidado de las orquídeas es la de si es necesario cortar la vara floral una vez las flores se hayan caído.

  • La vara de mi orquídea se ha secado: En el caso que la vara floral se haya secado, lo mejor es cortarla por la base.

  • Las flores de mi orquídea se han caído, pero la vara no se ha secado: puedes cortar la vara justo por encima del primer nudo (crecerá una nueva vara de él) o dejarla, especialmente recomendable, esto último en la variedad híbrida phalaepnopsis violácea, que genera flores de manera continua en la misma vara. Lo que no debes hacer es cortarla por la base hasta que no se haya secado. De esta forma favorecerás que la planta genere una vara nueva.

 

Querido Verbelover, esperamos que este post te haya despejado algunas dudas sobre los cuidados de la orquídea. Si quieres seguir aprendiendo, síguenos en nuestras redes. ¡Hasta lueguito!


Dejar un comentario


x
x